Blog

Cien años de la gripe española
La mayor pandemia mundial causó alrededor de 50 millones de muertos, 200.000 en España. Este otoño se cumple un siglo de la gran gripe, de la que España fue protagonista por ser el único país que informó sobre ella. Un reportaje de Marta Ostiz – Domingo, 14 de Enero de 2018 – Actualizado a las 06:10h En las últimas semanas, se ha producido un aumento considerable de casos de gripe en muchas provincias. Los especialistas aconsejan a aquellos que no la hayan sufrido todavía evitar el contacto con las personas que la padezcan, lavarse frecuentemente las manos para evitar la infección y vacunarse. ¿Qué otras medidas puedes adoptar para prevenir el contagio? España, que sitúa la incidencia de la gripe en 212,8 casos por 100.000 habitantes, frente a los 208,3 casos de la última semana de 2017, y por la que se han notificado 86 muertes en once comunidades autónomas en lo que va de esta temporada. CONFIDENCIAL, DIA 13

¿Y cuáles son los síntomas de la gripe?

La gripe se caracteriza por comenzar con fiebre alta, dolores musculares y malestar general. Su periodo de incubación es más corto que en el resfriado, entre 18 y 36 horas. Síntomas persisten de siete a diez días. La fiebre suele durar de tres a cinco días, el malestar general y los dolores musculares pueden prolongarse durante una o dos semanas más. Si algo caracteriza al virus de la influenza es su alta capacidad de  contagio; anualmente suele afectar a entre el 10% y el 20% de la población. Se transmite de manera rápida entre las personas: con tan solo unas gotitas de la saliva que se expulsan al hablar, toser o estornudar, así como por el contacto con objetos contaminados por este virus.

POR ESO SE DEBE ESTRORNUDAR EN EL CODO

  La epidemia suele ser de noviembre a marzo, aunque este año empezó a mitad de DICIEMBRE    

¿Qué diferencias hay entre el resfriado y la gripe?

Es importante que cuando comencemos a sentir malestar, dolor de cabeza, garganta, tos…, tratemos de identificar si se trata de un simple catarro o si por el contrario es una gripe, ya que aunque ambas patologías pueden tener síntomas similares, presentan tratamientos y posibles complicaciones distintos.

La gripe se diferencia del catarro en algunos puntos:

  • Aparición brusca de fiebre alta, entre 38ºC y 40ºC.
  • Dolor muscular, sobre todo en piernas y espalda.
  • Dolor de cabeza.
  • Cansancio intenso, debilidad y malestar general.
  • La gripe puede ser potencialmente grave, ya que puede presentar complicaciones como bronquitis o neumonía que, en determinados grupos de riesgo (personas asmáticas, ancianos, niños…), pueden tener un pronóstico grave.

En el infográfico titulado Diferencias entre gripe y resfriado o en el siguiente vídeo podemos ver en detalle cómo distinguir una afección de otra.

¿Cómo pueden prevenirse?

La clave para prevenir GRIPE es mantener el sistema inmunológico en condiciones óptimas. Para ello, las pautas son claras:
  • Dormir un mínimo de siete horas diarias para que nuestro cuerpo se recupere correctamente.
  • Reducir el estrés.
  • Mantener una alimentación variada y equilibrada, con un correcto aporte de vitaminas y minerales.
  • Practicar deporte de manera regular.
  • Tener cuidado con los cambios bruscos de temperatura y abrigarse frente al frío. Hay que prestar especial atención a zonas con corrientes de aire, o a un uso excesivo de la calefacción o el aire condicionado..

¿Cómo evitar el contagio?

Actualmente no existe un tratamiento efectivo que cure o prevenga el resfriado, sino tan sólo tratamientos puntuales para aliviar los síntomas. Por esta razón, la única forma efectiva de huir de esta enfermedad es prevenir el contagio, que suele ocurrir mediante la propagación de los virus a través del aire y mediante objetos contaminados. Por tanto, unas medidas higiénicas básicas nos ayudarán, en gran medida, a evitarlos. Se trata de hábitos higiénicos que debemos aplicar en nuestro día a día, pero que en estas situaciones se vuelven especialmente importantes como medidas de prevención.
  • En primer lugar, debemos lavarnos las manos con jabón con frecuencia, haciendo hincapié en la zona bajo las uñas, donde puede acumularse la suciedad.
  • Evitaremos tocarnos en exceso los ojos, la nariz o la boca, para no “empujar” los gérmenes dentro de nuestro organismo.
  • También es necesario cubrirse la nariz y la boca con un pañuelo desechable cuando tosamos o estornudemos, para que los gérmenes que expulsamos con la saliva no lleguen a otras personas u objetos. Si no disponemos de pañuelo, utilizaremos mejor el codo o antebrazo, nunca la mano, para evitar propagar después los virus mediante el contacto.
  • No debemos compartir alimentos, vasos, cubiertos, pañuelos, toallas u otros objetos con personas enfermas, ya que mediante ellos también pueden transmitirse los virus.
  • Dado que los virus también se transmiten por el aire, se recomienda ventilar con frecuencia las habitaciones y los espacios cerrados, para evitar su concentración.
En el supuesto de que hubiera alguna persona de la familia o cercana a nuestro entorno afectada, deberemos extremar aún más estas medidas e intentar evitar el contacto excesivo con ellos durante los dos o cuatro primeros días del proceso, cuando el riesgo de contagio es mayor.  

¿Qué tratamientos existen?

  • Podemos recurrir a los analgésicos o antinflamatorios (el paracetamol, el ibuprofeno)
  •  Para aliviar la congestión nasal, se recomienda realizar lavados nasales con suero fisiológico, agua con sal o agua marina, que ayuden a arrastrar las secreciones y a humidificar las mucosas. descongestivos vía nasal u oral, ya sea en formato de comprimidos jarabes, o sprays, pero siempre con la recomendación del médico o farmacéutico y tomándolos durante pocos días.
  • La tos seca o improductiva: es irritativa y requiere tratamiento antitusivo (jarabes o comprimidos)
      • Miel
      • Infusiones
      • Propolis
  • Tos blanda o productiva: puede presentarse en la evolución del resfriado. En este caso, lo importante no es eliminar la tos sino recurrir a tratamientos que fomenten la expulsión de las secreciones o flemas, para liberar las vías respiratorias. Los expectorantes cumplen esta finalidad, ya que ayudan a diluir la mucosidad para que pueda expulsarse con más facilidad al toser. No obstante, en estas situaciones se debe consultar al médico.
  • los antibióticos no están recomendados en estos casos, ya que dado que la gripe y el catarro están provocados por virus, y no por bacterias, no son efectivos para curarlos. Además, utilizarlos sin indicación médica y de manera incorrecta o frecuente puede hacer que las bacterias se hagan resistentes a ellos. Esto implica que, cuando realmente los necesitemos para tratar alguna enfermedad, podrían no tener ningún efecto. Por ello, los antibióticos sólo están indicados para el abordaje de las complicaciones (sinusitis, bronquitis, otitis, neumonías, etc.) que son causadas por bacterias, y siempre bajo supervisión y prescripción médicas.
Novedades de 2018
  • Receta medica para aquellos antigripales con 1000mgramos de paracetamol
  • Coludina ibuprofeno, 400de ibuprofeno, clorefedrina fenilefedrina
Con lo cual, este, además de analgésico y antipirético, es antiinflamatorio.  
Fuentes:
  • Asociación Española de Pediatría (AEPED). Documento gripe. 
  • Asociación Española de Pediatría (AEPED). Intoxicaciones medicamentosas. Protocolos diagnóstico-terapéuticos de Urgencias Pediátricas SEUP-AEP.
  • Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos (CGCOF). PORTALFARMA – Comunicaciones Profesionales. Informe gripe. (Última modificación: 2011).
  • Colegio de Farmacéuticos de Barcelona. Resfriados con complicaciones. Mercè Barau. Farmacèutica.
  • Ministerio de Sanidad Servicios Sociales e Igualdad. Enfermedades Transmisibles. Gripe. 
  • Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN).
  • Departamento Médico de Laboratorios Cinfa.

https://youtu.be/L3PrwbSI4kU

     

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright © 2016 www.testintoleranciaalimentario.com
Top